El día de ayer fue un día muy especial para mi, no solo ser una fecha con una combinacion de números interesante (777), sino también porque estuve compartiendo con algunos amigos en un concierto por parte de Roberto Orellana, un gran siervo de Dios… apasionado en servirle a el, escuchar su música que ministra directo al corazón y nos ayuda también y meditar y querer un cambio en nuestras vidas… nos invita entregarnos por completo de Cristo. Nos compartio no solo su música sino también su testimonio y un poco de su vida y sus proyectos, algo que no conocía de el era su labor misionera, el actualmente trabaja con 5 albergues para niños en los lugares mas pobres de Honduras, al conocer esto sentí aun mas afinidad con el, sabiendo que comparte mi llamado.

Debo admitir que me siento contento, de verdad que en mi país algo esta pasando… muchisima gente esta llegando a los pies de Cristo, y se esta experimentando un gran avivamiento.

Esta noche iré a un concierto a mi iglesia, estará tocando Daniel Calveti, luego les cuento sobre el concierto.

Les dejo con un vídeo de Roberto Orellana que ministra mi corazón, y me trae recuerdos maravillosos de tiempos atrás… donde esa canción tuvo significados espirituales y también sentimentales para mi.