Ha pasado solo 1 día desde que comencé mis primeros pasos en los estudios de Teología y ya el enemigo esta desesperado por echarme para atrás.

Las cosas en mi casa se han puesto dificiles, mis padres nuevamente se han “desaliado” y están en terribles términos, mi papá esta tomando nuevamente… y lo mejor de todo.. me culpan de ello.

El Jueves pasado tenia planeado irme para Panamá para compartir el fin de semana con una persona a quien aprecio mucho, Adriana, por algunos contratiempos en mi trabajo no fue posible ir, y lo admito… aun tengo problemas para comunicarme con la gente cuando les quedo mal… y pues no me comunique con ella para hacerle saber que no podía ir, hoy por fin logre hablar con ella… claro esta no hubo una oportunidad real de hablar… ella solo tenia 3 cosas que decirme ” no quiero que me digas nada ” , ” dejame en paz ” y para finalizar ” yo no puedo confiar en ti mas ” en este momento siento como si cada una de esas expresiones fuera una daga de 2 filos que traspaso mi corazón… Ah si también me dijo que soy un mentiroso… he luchado con esa área de mi vida como nadie puede imaginar, y justo ahora que siento que lo tengo bajo control, que he vencido esa parte que afectaba mi vida, me dicen eso… el enemigo de verdad que sabe bien como atacarnos, en otros tiempos de mi vida, estas cosas me habrían hecho caer quizá, mas mi relación con Dios se ha fortalecido bastante, y no voy a permitir que todo esto me revuelque y me tire al lodo… ser Cristiano no es fácil, y ahora que me estoy preparando para trabajar en un ministerio pastoral las cosas se ponen aun mas dificiles… los ataques son mucho mas personales y fuertes, pero no voy a soltarme de mi fe, yo se que mi Dios conoce las cosas que hay en mi corazón, y sabe la verdad de las cosas… es la segunda vez que alguien a quien quiero me dice estas mismas palabras… aunque la primera vez que me las dijeron eran justificadas de verdad. En fin para Adriana solo me queda desearle lo mejor, de verdad espero que tu sigas también siempre de la mano de nuestro Salvador, y que Dios te de siempre guia y dirección en todo lo que haces, gracias por bendecirme con el hermoso regalo de tu amistad mientras duro, aunque ya no queres saber mas de mi, estarás presente en mis oraciones.

Esta vez no voy a decir.. no se cuando vaya a escribir… esta vez puedo decir con toda la confianza en mi Salvador que seguimos firmes y con la frente en alto.